Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 3  UNA CLASE DIFERENTE 1 (temp 3) Viajamos a Santo Toribio de Liébana con alumnos de 1º ESO, acaban de aterrizar en el I...

VENID A MI BENDITOS DE MI PADRE



Estamos en tiempo de Cuaresma, tiempo de preparación para la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Tiempo de conversión, tiempo de cambio, tiempo en el que se nos invita a transformarnos.

La oración y los sacrificios son las prácticas más indicadas para alcanzar esa transformación, para llegar a ser aquello para lo que fuimos creados.

La oración es un espacio de encuentro con Dios desde lo más profundamente íntimo de nuestro ser.

En la oración no caben disimulos ni enmascaramientos, somos quienes somos ante nuestro creador.

En la oración aprendemos a conocernos, a discernir quiénes somos y para qué estamos aquí. Aprendemos a vivir abandonados en los brazos de Dios y sólo desde ese abrazo amoroso del Padre, uno puede sacar las fuerzas necesarias para afrontar el día a día bajo la Luz de su Amor.

El sacrificio es un ejercicio de autocontrol. En clase les pregunto a mis alumnos cuando hablamos de la invitación que se nos hace al sacrificio, si creen que Dios es un dios sádico que disfruta viéndonos sufrir por las renuncias, si es un dios morboso que se deleita en nuestros sufrimientos. Alguno no tarda en responderme que sí, ésta es la percepción que tienen de Dios.

Pero no, rotundamente NO. Dios es Padre, Padre Nuestro, Padre que nos ha amado desde antes de ser creados, cuando pensó en nosotros, ya nos amaba. No debemos dudar de ese AMOR, amor perfecto como perfecto es Dios, ni debemos permitir que haya el más mínimo resquicio en nuestro interior donde se cuele la idea de que Dios quiere nuestro dolor.

Entonces, ¿cuál es el sentido de los sacrificios?

Jesucristo nos transmitió que el amor y la verdad nos harán libres. Recientemente leía en un libro que la libertad significa, por encima de todo,  ser libre de nosotros mismos, de nuestro pequeño yo, alimentado por sus caprichosos deseos y temores.

Sacrificarse cuesta y duele porque es renuncia, es privación, pero, precisamente, genera esa liberación de nuestro yo más reducido y pequeño. Nos ejercita en el autocontrol, entrena nuestra fuerza de voluntad tan necesaria para liberarnos de las ataduras y “necesidades innecesarias” que han ido esclavizando a nuestro ser.

Ser libres de esas ataduras nos lleva a la libertad y la libertad a la felicidad. Y ése sí es el auténtico deseo de Dios, que todos los seres humanos seamos felices, simple y llanamente, porque nos ama.

Como decía al inicio de esta reflexión, cuaresma es un tiempo de preparación, aunque deberíamos vivir preparados cada día del año, estar vigilantes porque “no sabemos ni el día ni la hora”

Y estar preparados consiste básicamente en vivir el mandamiento del amor.

Vivir amando, pero también gozar amando. Porque la entrega del amor debe vivirse desde la alegría. El verdadero amor no vive a “regañadientes” la entrega sino que se complace en ella. Nuestro mundo está necesitado de amor, nosotros estamos necesitados de amor, ser amados, pero, sobre todo, aprender a amar desde la Luz y la Verdad de Dios que hace pleno ese amor.

Hemos leído en estos días cómo el evangelio de Mateo concluye la etapa del ministerio de Jesús con una impresionante descripción del juicio final. Será un acto de discernimiento sobre nuestra conducta en la vida.

Lo sorprendente de este juicio es que la medida que se usará en él es el amor:

“Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.”

 “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.”

 El amor es la clave, sobre todo  el amor a los más pequeños y necesitados ya que el mismo Jesús se identifica con ellos y lo que hagamos con los demás, se lo hacemos al Él mismo.

Hemos dicho que Dios es Padre Nuestro, el amor a Dios sólo puede llevarnos a un auténtico sentimiento de amor a la humanidad.

Decía Pedro Casaldáliga:

Al final del camino me preguntarán ¿has vivido?, ¿has amado? Y yo, sin decir nada, abriré el corazón lleno de nombres. 

Ir a descargar

Read more...

  ©Template by Dicas Blogger.