UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 2

UNA CLASE DIFERENTE 5 (temp 2)


CON EL CORAZÓN LLENO DE NOMBRES

Cuando una tiene "el corazón lleno de nombres" (¡Qué gran regalo de la vida!) y cada nuevo curso entran más y más nombres en este limitado corazón, una se pregunta:
¿Cómo es posible llegar a cada uno de esos nombres y ofrecerles lo que percibo que necesitan? ¿Y qué puedo hacer con las necesidades que aún no he descubierto pero que intuyo que están ahí?
La clase de religión es siempre esa asignatura que está en el punto de mira de las negociaciones políticas y en los debates del terreno de la educación. Se usa de cortina de humo para tapar asuntos de mayor relevancia y también como comodín en las estrategias de quienes puede que no hayan pisado un aula en muchos, muchos años. Es el foco del rechazo de quienes sí recibieron en su momento la enseñanza religiosa, pudieron tomar su propia elección frente a la Religión y hoy quieren imponer al resto de la sociedad aquella decisión personal de rechazo a toda enseñanza religiosa.
Sin embargo la enseñanza religiosa en la escuela tiene un papel nuclear en la formación integral de la persona. La clase de religión es fundamental para integrar la dimensión espiritual que tenemos todos.
La clase de religión no es un ente aislado, está relacionada con el resto de saberes de forma colaboradora.
En una época en la que no existen los hechos sino las interpretaciones de los hechos y hay tantas interpretaciones como personas en el mundo, en una época donde no existe fundamento ni consistencia de nada, en una época en la que se han relativizado todos los referentes que teníamos, en una época donde los objetos se han impuesto sobre los sujetos y donde el objeto transforma al sujeto, en una época donde no se respeta la dignidad, el valor, de la vida humana convertida en un objeto de utilidad, nos hemos arrastrado hacia el más profundo desencanto… y la sed. ¡Hay tanta sed!
¡Nuestros jóvenes mueren de sed!
Nuestros jóvenes están sedientos de referentes sólidos que les aporten la seguridad que necesitan para crecer y madurar sanamente. Enseñarles a reconocer su valor infinito como el ser humano único e irrepetible que es y a respetar el valor de los demás seres humanos también únicos e irrepetibles.
Están sedientos de adultos que les aporten luz al pesimismo que se respira en el ambiente. Están sedientos de que creamos en ellos porque son el futuro pero, sobre todo, porque ya son el presente.
Están sedientos de que les enseñemos a usar sus recursos para llegar a ser "la mejor versión de sí mismos".
Están sedientos de que se les diga que no necesitan ningún tipo de "aditivo artificial" para VIVIR plenamente, con mayúsculas. Ellos son nuestro mayor tesoro, nuestra verdadera riqueza.
Ésta es la realidad de la que soy testigo día a día en la clase de religión, con más de 350 alumnos a quienes tengo el gozo de mirar a los ojos cada semana. Enseñémosles a no huir sin freno de la realidad por aburrimiento, desidia, frustración o asfixia.
Me pongo ante cada uno de los nombres que llevo en mi corazón y les digo en mi interior: "Te VEO, veo tu SER"
Veo tu ser en tu mensaje de socorro a las dos de la mañana porque no logras entender el vacío que ha dejado en tu existencia la muerte repentina de tu padre. Veo tu ser en tus arranques de ira ante la frustración que sientes probablemente por la dura realidad que te está tocando vivir y no sabes afrontar porque aún desconoces los recursos de los que dispones.
Veo tu ser, Sheila, Nerea, cuando te acercas a mí medio ahogada, a punto de comenzar un nuevo ataque de ansiedad.
Veo tu ser cuando muestras tu fingido pasotismo y te pones la coraza de la insensibilidad, la falta de respeto y el sarcasmo ante los embistes de te da la vida.
Veo tu ser cuando me cuentas que de nuevo has tenido que ser ingresada en el hospital.
Veo tu ser cuando reclinas tu cabeza en clase porque las anginas te están jugando una mala pasada una vez más.
Veo tu ser cuando tus chilliditos y risas agudas son un reclamo para conseguir el reconocimiento y la admiración hacia tu persona.
Veo tu ser cuando no te atreves a alzar la mirada para no llamar la atención por esa tremenda timidez que te caracteriza.
Veo tu ser a pesar de que tú aún no lo ves porque aún no has tenido la oportunidad descubrirte ni de descubrir el maravilloso Don de Dios que hay en ti.
Veo tu ser en tu grito silencioso pidiendo ser reconocido y amado.
Lo veo en tus ansias de infinito, en tu búsqueda de respuestas. Veo tu ser cuando acudes a mí para que, como si de una alquimista se tratara, transforme la oscuridad de los malos rollos, perturbaciones, sinsentidos y preocupaciones en LUZ. ¡Pobre profe de reli finita y limitada!
¡Perdóname por no lograr llegar más lejos!
Me inunda el anhelo de ir más allá (Ultreia).
Sufro los límites del espacio y del tiempo como una barrera que me empeño en sobre pasar.
Aceptar las limitaciones de mis capacidades me parece un "conformismo" al que me empeño testarudamente en no sucumbir. Y sin embargo, sé que debo arrodillarme humildemente ante esa realidad porque, por más que desee mi corazón y mi voluntad, no puedo abarcarlo todo al igual que tampoco puedo ni podré volar.
Aunque yo también lo anhelo.
Es entonces cuando Dios me repite pacientemente una y otra vez: "¡Hazlo descansar en Mí!"
Y cuando llego al extremo de mis límites, ahí te dejo, ante Él.
¡Es imposible que estés en un lugar mejor!







UNA CLASE DIFERENTE 4 (temp 2)Por primera vez nos visita una profesora de religión de la Escuela concertada. Ella es la Hermana Judith, Profesora de Religión, Directora del Colegio Niño Jesús de Valladolid, superiora de la única comunidad en España de las Hermanas del Niño Jesús. Dinámica, motivadora, dulce, entusiasta, creativa, valiente y Cristo en el centro de su vida. ¿Se puede pedir más?

UNA CLASE DIFERENTE 3 (temp 2) con Carmen García, alumna de 1º de Bachiller del IES Juan de Juni. Una entrevista donde prima la dulzura de una persona que tiene un proyecto de vida por y para los demás.
¡Gracias, Carmen por ser ejemplo de valentía y coherencia!


UNA CLASE DIFERENTE 2 (Temp 2) Camino de Santiago: 
Una clase diferente fue la que tuvimos los días 13 y 14 de octubre de 2016 los alumnos del IES Juan de Juni de Valladolid y del IES Gómez Pereira de Medina del Campo. No todos los días se puede tener una clase tan "experiencial" como es la de hacer dos etapas del Camino de Santiago francés, desde Samos hasta Portomarín (Lugo). Un audio divertido con la participación de muchos alumnos. ¡Gracias por hacer posible Una clase diferente entre todos, chicos!

 

UNA CLASE DIFERENTE 1 (Temp 2) Empezamos con una entrevista a una alumna que está viviendo unas circunstancias muy especiales y su manera de afrontar las dificultades de su vida son un ejemplo motivador para todos nosotros. ¡Gracias por esta lección vital, Mariana!


TEMPORADA 1

Presentación de Una clase diferente

 
 UNA CLASE DIFERENTE 1: Hoy con la participación de 7 alumnos de 4º ESO que cuentan su experiencia en el Camino de Santiago

 
UNA CLASE DIFERENTE 2: Hoy una experiencia con un alumno "desauciado" con el que me niego a rendirme.


"17 de octubre de 2015, arranca el nuevo curso. Muchas caras nuevas en los dos institutos ya conocidos.

El día anterior, como cada año, me pongo en manos de Dios y rezo por mis alumnos y por las familias que nos les confían.

Primera clase en uno de mis centros con un grupo totalmente nuevo. Desde mi frágil y limitada humanidad me esfuerzo en mirar a todos con ojos de Cristo. Pronto reconozco quien no va a ponérmelo nada fácil. El reto está servido. Otros retos escondidos irán dando la cara con el paso de las semanas.

Tengo clase con ese grupo dos días a la semana. En cada una de esas clases, sin excepción, Pedro (pseudónimo), mi Pedro, pone a prueba mi paciencia: interrumpe de manera continua, se levanta, habla, grita, interviene con frases que no vienen al caso, molesta a sus compañeras, hace comentarios inadecuados y completamente impertinentes, se alía con sus compañeros, gatea, se esconde bajo las mesas. ¡De locos! Me siento al límite, sin recursos, día tras día, clase tras clase.

Miro siempre a sus ojos y trato de encontrar más allá de la máscara que se coloca al auténtico Pedro.

Un día cualquiera, en medio de una explicación una nueva interrupción que después de todo me sirve para conocer que Pedro tiene algo más que una simple experiencia con drogas, él y sus compañeros de batallas lo comentan como si se tratara de un juego de niños. Oculto mi pavor, el pelo se me eriza y mi corazón late con fuerza. Me echaría llorar allí mismo, delante de él y de sus compañeros. Mi interior me empuja a llorar pero también a abrazarle: ¿Por qué te estás haciendo esto, Pedro? ¡Pobre Pedro, no conoce el DON DE DIOS! Me hace sentir tan tremendamente triste.
No expreso mis sentimientos, aparento normalidad, abordo el tema con naturalidad y claridad y rezo.
A esa clase le suceden otras muchas clases, Pedro nunca falta aunque sus colegas sí, pero un día Pedro no asiste.
Resulta que mientras él y sus compañeros esperaban a que yo llegara al aula, Pedro y otro compañero, cómplice en sus interrupciones continuas, la han liado y han sido castigado.
¿Alivio? Sinceramente, sí. Mucho. Al fin logro dar la primera clase sin impertinencias a ese curso.
A la siguiente clase tampoco asiste, va al instituto pero no puede estar en clase. Su castigo durará toda una semana, larga semana para él.
Última hora de mi jornada: acompañar a Pedro durante el castigo mientras el resto de sus compañeros están en clase.
Voy a aprovechar a que haga una ficha con preguntas que se negó a realizar el último día que vino a clase.
Pero no, tampoco hoy Pedro va a ponerse a hacer el trabajo que le ordeno. No por falta de disposición por su parte, sino porque de la forma más inesperada comienza un diálogo que termina llevándome hasta lo profundo de su ser. Eso que he tratado de encontrar en él cada vez que le miraba a los ojos, se muestra ante mí con palabras habladas y con el lenguaje corporal.
Pedro habla, a penas tengo que dirigir la conversación, él sólo va expresando pensamientos, colocando la maraña de reflexiones que tiene hechas desde hace mucho, dando forma a su estado.
Su discurso es lúcido, maduro y desolador. Se ha convencido de que tiene tal retraso académico que ya no puede hacer nada por sacar algún estudio adelante. Dice que le han dicho que no podrá jamás.
Le pregunto por qué les cree, me contesta que no lo hace. Le respondo que sí, me replica y serenamente le hago ver que actúa como si les creyera. Inmediatamente se le abre una luz. Lo ha entendido. Lo ve. Lo reconoce.
Desde ese instante, Pedro no deja de soltar, soltar y soltar. Su batalla interior, sus preocupaciones, sus desencantos, sus enganches, sus miedos para terminar concluyendo: “Estoy vacío”.
Me estremezco y al mismo tiempo, siento un fuego interno en mí. La misericordia de Dios está presente en ese lugar.
Siento el impulso del anhelo de trabajar por él. Pide ayuda y tengo que dársela, caridad inteligente, por supuesto. Tengo que buscar los recursos y las personas adecuadas para hacerle el acompañamiento que Pedro necesita ahora.
Soy consciente, no habrá “milagros” espontáneos. Habrá un camino largo, pedregoso y muy empinado. Esa parte que reconoce dentro de sí como vencedora en sus intentos por cambiar, seguirá ganando muchas más batallas. Pero no tiene porqué tener la última palabra.
Me siento una persona con suerte, tengo tanta suerte de estar hoy frente a Pedro, tanta suerte de que él se abra y de que se abandone y suelte, suelte, suelte por su boca sus miedos, preocupaciones, reflexiones, frustraciones, problemas familiares, circunstancias e historia vital.
Tengo tanta suerte de que Pedro me sitúe ante esta tarea, tanta suerte de que me haga sentir el amor misericordioso de Dios que siento mientras me habla.
Dios me mima por medio de Pedro.
Cuando suena el timbre, no sale corriendo, recoge despacio sus cosas y yo las mías y me hace una última confesión: Me siento raro, he empezado a hablar y a contar cosas que a nadie había contado y ahora siento que me he quitado un gran peso. Me siento mucho más ligero.
Ése es mi gran regalo, el desprendimiento de la carga que ha experimentado mi Pedro.
Y la reafirmación de que Dios me ha dado una vocación fascinante."


UNA CLASE DIFERENTE 3: Hoy 15 alumnos de 1º de BACHILLER nos cuentan la experiencia de preparar y montar un Nacimiento de papiroflexia

 
UNA CLASE DIFERENTE 4: Hoy un testimonio muy especial de una alumna de 1º BACHILLERATO, joven escritora que acaba de publicar su primer libro.

 
UNA CLASE DIFERENTE 5: Reflexión personal sobre las clases de religión que baso en el lema: "Desde que Dios se ha hecho hombre, todo lo humano habla de Dios"

 
UNA CLASE DIFERENTE 6: Hoy un testimonio fascinante de una antigua alumna, madre joven y valiente.

UNA CLASE DIFERENTE 7:Reflexión personal sobre las dificultades de los profesores de religión laborales y las dificultades en el aula.

 
UNA CLASE DIFERENTE 8: Tres alumnas de Bachiller del IES JUAN DE JUNI, Gema, Rebeca y Marta, nos hablan de su videoclip para la campaña contra el hambre de MANOS UNIDAS

 
UNA CLASE DIFERENTE 9: Hoy entramos en la clase de 6º EPO del colegio Nicomedes Sanz de Santovenia de Pisuerga (Valladolid) donde 26 alumnos y sus dos profesores nos reciben y acogen con los brazos abiertos. ¡Una clase con mucha vida!

 
UNA CLASE DIFERENTE 10: Reflexión personal sobre la necesidad que tenemos los profesores de Religión de estar bien formados y sobre la importancia de nuestra labor enseñando la ESENCIA del ser humano y el SENTIDO DE LA VIDA

 


"220 alumnos que tienen entre 12 y 18, 19 y en algunos casos hasta 20 años, pasan por mis manos cada semana durante todo este curso.
Una responsabilidad inmensa.
220 vidas, únicas e irrepetibles, con sus virtudes y potencialidades y con sus debilidades y complicaciones, con sus circunstancias, carencias, necesidades, batallas personales y familiares, 220 historias personales.
Matemáticamente no me salen las cuentas para poder estar pendiente de cada uno de ellos como quisiera y como considero que necesitan. Pero los profesores de Religión, mejor que ninguno, sabemos que esto no va de matemáticas, que existe algo que descuadra cualquier cálculo de tiempo y de espacio y ese algo es la Providencia de Dios.
Hace tiempo que entendí que para ser profesora de religión no sólo debía saber de teología y pedagogía o didáctica. Como profesora de religión necesito saber de Ciencia, de Historia, de Arte, de Literatura, de Latín y Griego, de Economía, de Política Nacional e Internacional, de Legislación, de Psicología, de Biología, de Medicina, de Informática, incluso necesito saber de moda, de deportes, de actualidad social, de grupos de música, de programas de televisión.
Recientemente y gracias a un encuentro – Simposio de los profesores de religión de Castilla y León donde además de compartir proyectos, alegrías, cansancios, miedos e incertidumbres entre los compañeros, también pudimos revitalizar nuestra ilusión en esta gran misión que se nos ha encomendado gracias a las charlas que tuvimos con unos ponentes de excepción; descubrí que como profesora de religión necesito saber también de neuropsicología, es decir, conocer las relaciones entre el cerebro y la conducta.
Es fascinante adentrarse en los estudios que nos hablan sobre la relación entre ambas ciencias y cómo podemos usarlos los docentes. Cómo influyen las emociones en el aprendizaje y cómo podemos hacerlas surgir de forma positiva para que nuestra labor sea más fructífera. Cuanto más se conoce del ser humano y de su naturaleza más cuenta tenemos que darnos de que necesariamente provenimos de algo muy superior a nosotros. Es imposible que esto surja del azar o de la casualidad.
Prácticamente cada mañana, al terminar mi jornada, tengo una lucha gran lucha interior frente a la tentación de sucumbir al desaliento de ver lo pequeñita que es una ante tan ingente tarea.
Mi actitud como profe de reli tiene que ser la de estar dispuesta a seguir remando con mis pocas fuerzas, con mis pobres brazos, con mis inmensas limitaciones.
Y la de seguir confiando porque al final es Dios el que hará posible lo imposible.
El que vencerá en cada batalla con nuestros chicos no seremos nosotros sino Dios que lo hará por los dos.
Como prueba de ello es la invitación que recibí hace pocos días, una invitación muy especial.
En mis primeros años de docencia una alumna a quien tenía especial cariño y consideración por su madurez, declaró abiertamente su ateísmo en clase.
Terminó el curso con un 10 por su afán en la búsqueda de respuestas.
Unos ocho años más tarde su hermana pequeña a la que he dejado de dar clase hace poco, me escribe para invitarme a la confirmación de ambas.
Como decía al inicio, la Providencia descuadra cualquier cálculo humano sobre el tiempo y el espacio.
Desconocemos qué tiene preparado Dios para cada uno, qué ritmo necesita, qué tiempos le corresponden, solo Dios conoce el corazón de cada persona, algo que se escapa por completo a nuestras capacidades.
Por eso tenemos que confiar, siempre. Los profesores de religión transmitimos la esencia del ser humano, mostramos lo que es importante y una cosmovisión, forma de ver la realidad, amorosa. Somos esenciales, si desapareciéramos del sistema educativo ¿Quién podría enseñar todo esto?"



UNA CLASE DIFERENTE 11: Intervención muy especial, la Delegada de Enseñanza de la Diócesis de Valladolid nos recibe y nos cuenta sus funciones, el proceso de selección del profesor de religión y la importancia dela asignatura de religión que integra los saberes con la espiritualidad. 
 

Una clase diferente 12: Regresamos de una visita muy especial a las hermanas de Jesu Comunio en La Aguilera (Burgos) con 52 alumnos del IES Juan de Juni que nos transmiten su experiencia de paz, alegría y plenitud tras el encuentro.


 

UNA CLASE DIFERENTE 13: Hoy en Una clase diferente nos trasladamos al IES Condesa Eylo de Valladolid para hablar del Camino de Santiago y la experiencia que hacen con sus profesoras de primaria del Colegio Público Parque Alameda de Valladolid y secundaria, Begoña y Teresa.

 

UNA CLASE DIFERENTE 14: Entramos en la clase de religión de 3º de infantil del colegio Alonso Berruguete de Valladolid con 25 renacuajillos de 5 años y su profesora Susana que cada día hace una gran labor y sus niños lo saben apreciar muy bien.
¡¡Es imposible acumular más ternura e inocencia en 9 minutos!!
   

UNA CLASE DIFERENTE 15: Una clase diferente muy especial tras el vuelco inmenso que la partida de Dani  a la Casa del Padre, un antiguo alumno de bachiller, ha supuesto en mi vida personal y profesional.
Dedicado a todos "mis niños de reli", desde el primer año hasta el actual.
Dedicado a Dani, "mi niño de reli" que ya sabe de Dios mucho más que yo.






"A LA LUZ DE DANI 

El pasado 17 de mayo, martes, durante mi jornada en el instituto Gómez Pereira de Medina del Campo, supe que había sucedido un grave accidente la tarde anterior. Uno de los cinco ocupantes del coche estaba grave, muy grave.
“Un alumno tuyo está muy mal, en el hospital” – Me dijeron las alumnas de 4º de ESO – “Dani” ¿Dani? Repasé en mi cabeza durante una fracción de segundo la lista de nombres que están grabados en mi corazón. Muchos “Daniel” han pasado por la clase de religión desde que comencé hace 10 cursos. Pero rápidamente supe de quién se trataba. Aproveché la conexión a internet para ponerles en clase el vídeo del Informativo Navideño “Info pesebre”, que preparamos en clase hace dos Navidades para participar en la Muestra de Belenes Escolares que cada año organiza el Ayuntamiento de Medina.
Y allí estaba Dani, en la primera imagen. Él se prestó a ser el presentador del Informativo y también a representar a San José en el Belén viviente que grabamos. El único belén viviente que he organizado en mi vida.
El corazón se me encogió de golpe. Dani, mi Dani.
Por primera vez en mis años de profesora, recé en clase con mis alumnos. Sabiendo que era lo mejor que podíamos hacer por él en esos momentos. La mejor forma de mandarle nuestro calor y nuestro abrazo era a través de la oración.
Durante las siguientes 48 horas estuve inmersa en la inquietud, la incertidumbre y la oración.
Quería abrazar con ella a Dani, a sus padres, a su hermana, a su novia, a toda su familia y amigos. No era capaz de imaginar lo que estarían viviendo todos ellos. Los recuerdos de Dani iban saliendo uno tras otro del almacén de mi memoria.
Dos cursos con Dani. Faltaba a clase muchas veces. 
Supongo que sus inquietudes estaban en otros sitios.
Pero cada vez que venía, yo me alegraba muchísimo.
Sus aportaciones eran buenísimas y se reflejaba en ellas sus interrogantes, su búsqueda, sus ganas de vivir y su incipiente madurez. Destacaba por esto último. 
En momentos de tensión o conflicto, él ponía la nota de firmeza, de determinación y de cordura a la vez.
Animaba al grupo, les movilizaba y daba impulso, y VIVÍA, en medio de sus torbellinos de los que alguna vez hablamos durante algún recreo si me lo pedía, VIVÍA.
De una extraña manera experimentaba en mi interior que existía una leve conexión directa con él a través de la que podía transmitirle lo importante que había sido para mí su presencia en clase y lo mucho valoraba todos sus esfuerzos.
El 19 de mayo, jueves, al terminar la última hora de clase, empezaron a llegar muchos mensajes de diferentes personas, las chicas en el instituto lloraban por los pasillos y a la salida. Me confirmaron su muerte. Dani había dejado de luchar y se había marchado a la Casa del Padre.

La partida de uno de "mis niños de reli", sobrevivir a uno de mis alumnos, ha sido para mí como el revolcón de una inmensa ola que lejos de hundirme, me ha hecho coger más fuerzas para gritar más que nunca a mis alumnos....
¡MIS NIÑOS! No os conforméis con "cualquier cosa"
¡Aprovechad cada momento para HACER de vuestra VIDA algo EXTRAORDINARIO! (tal y como les decía el profesor a sus alumnos en El club de los poetas muertos)
Sois únicos e irrepetibles. Brillad con luz propia.
No os dejéis arrastrar por la indiferencia ni el pasotismo ni la superficialidad de este mundo que os hemos construido los adultos. Salid fuera de ese barro.
Habéis sido creados por el AMOR, para Amar y Ser Amados... No tiréis a la papelera un solo minuto más por inercia, aburrimiento, indiferencia o pereza. ¡Reaccionad!
No os dejéis llevar por lo que es efímero, por lo pasajero. 
Buscad "lo esencial" eso que es invisible a los ojos (El principito) y...
VIVID....hacedlo así, con mayúsculas.
Tenéis todo un potencial impresionante que Dios ha puesto en vosotros por descubrir. ¡Creéroslo! Buscadlo, desarrolladlo.
No sabemos no el día ni la hora, pero sí que al final de nuestros días lo que van a preguntarnos será:
¿Has amado? (Pedro Casaldáliga)
¿Cuántos nombres habrá en nuestros corazones entonces?
No desaprovechéis ni una sola oportunidad para llenarlo.
Doy gracias a Dios por todo lo que Dani ha aportado y sigue aportando a mi vida, a nuestras vidas. Por todo el amor que dio y recibió. Por los frutos de su paso por el mundo y por los frutos de su partida.
Donaron todos sus órganos. Se fue dando vida. La inmensa generosidad de sus padres lo hizo posible y eso ahora es un pequeño rayo de luz que se cuela en su noche más oscura. Y es que Dios “hace nuevas todas las cosas” (Ap. 21,5)

Dani, algún día volveremos a vernos y entonces, serás tú quien me enseñe a mí. Tú serás mi profe de reli entonces, porque ya estás conociendo las respuestas a las preguntas que todos nos hacemos y que tantas veces buscaste que yo te contestara en clase.
Dani, siempre serás mi niño reli.
Y vosotros, chicos, siempre sois y seréis "mis niños de reli".
Os quiero"

UNA CLASE DIFERENTE 16: De nuevo está con nosotros la Delegada de Enseñanza de la Diócesis de Valladolid, Julia Gutiérrez Lerones, para explicarnos lo importante que es para la educación integral del alumno la Clase de Religión.

UNA CLASE DIFERENTE 17: hoy está con nosotros un compañero que lleva 15 años dando clase en Infantil y Primaria con un 98% del alumnado en clase de religión ¡Fantástico, Julián! 
Todo un crack que tiene entre sus alumnos a no bautizados, católicos, ortodoxos e incluso a testigos de Jehova... ¿quién mejor que él para hablar de integración y de amor universal?




UNA CLASE DIFERENTE 18: Tal y como nos prometió en el programa anterior, está con nosotros Julián para contarnos una de sus "Historias" que tanto gustan a sus alumnos.
¡Bajen la luces y abran las pupilas! 
¡¡Gracias, Julián!!


 
UNA CLASE DIFERENTE 19: Cuatro alumnas del IES Gómez Pereira de Medina del Campo, nos cuentan en primera persona la experiencia de pintar la Flechas Amarillas del Camino de Santiago del Sureste de España desde la localidad de Rueda hasta Tordesillas (Valladolid) ¡Pedazo labor y qué bien lo pasamos!

Read more...

  ©Template by Dicas Blogger.