Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 2 UNA CLASE DIFERENTE 21(temp 2) Nos acompaña Rebeca Díez Gutiérrez, compañera, profesora de religión de Educación Infanti...

Mojones y flechas

Como presidente mayor de los "Mojon-grinos", éste es uno de mis vídeos favoritos.
La canción va en honor a Marcelo, ¡nuestro incondicional compañero de Camino!


Read more...

Paisajes del Camino

Unos minutos para relajarse y "esponjar el alma".
Con la melodía que me ha acompañado en los momentos de mayor "inspiración".


Read more...

Personas y paisajes del Camino

Con una música que nos a acompañado durante los momentos en los que nos sentíamos exhaustos... ¡¡Exhausto-grinos!!

Read more...

Personas en el Camino


Read more...

Las risas del Camino

 ¡GRACIAS a todos los que habéis logrado que hiciera una excelente RISOTERAPIA a pesar de la dureza física del Camino!


Read more...

Las emociones del Camino

De Astorga a Santiago de Compostela

Una visita por los lugares más emblemáticos del Camino pero, sobre todo, por las emociones vividas.

¡Gracias a mi hermano mayor, Quique, que me propuso hacer el Camino, lo impulsó, me acompañó y lo hizo todo mucho más fácil!


Read more...

DE LA GRATITUD



“GRACIAS”, palabra que proviene del latín “gratia” y hace referencia a la honra tributada por el reconocimiento de un favor.

Desde muy pequeños nos enseñan como norma básica de educación a dar las gracias cuando otra persona hace algo por nosotros.

Es tan elemental que a veces damos o recibimos ese “Gracias” de forma rutinaria y hacemos que pierda la fuerza que encierra esa palabra tan sencilla pero potente: ¡Gracias!

Se está perdiendo esa sensibilidad de ser agradecido porque llegamos a creernos que el otro tiene cierta obligación para con nosotros y, por lo tanto, dejamos de ser conscientes de que aquello que recibimos es un don, un regalo, que no un derecho. Y aún siendo derecho, también debiéramos estar agradecidos a la vida por tenerlo.

No me parece estar capacitada en numerosas ocasiones para expresar lo tremendamente agradecida que me siento cada vez que doy las gracias, aunque sea por haber recibido el favor más, aparentemente, simple. Por ello acompaño a la palabra “Gracias” de una gran sonrisa, pero aún así, noto que no estoy manifestando suficientemente mi sentimiento de gratitud. Porque percibo cada cosa que recibo de los demás, como una especie de “privilegio” para mi persona y me gustaría saber transmitírselo con la misma intensidad con la que lo siento.

Ante esa sensación de insuficiencia, escribí hace unos días a ciertas personas que me han apoyado y acompañado en el último curso para volver a darles las gracias por su presencia en mi vida.

En cada una de sus contestaciones a mi correo, he recibido un nuevo agradecimiento y me siento sobrepasada y aún más agradecida. Esto es lo que ha motivado la última reflexión de esta temporada. 

Me agraden a mí haber mostrado mis sentimientos y ayudado a los demás a saber decir también gracias. Quizá solemos ir tan deprisa por la vida que no caemos en la cuenta de pararnos para mirarnos a los ojos y decirnos, simplemente, ¡GRACIAS!

También me escribieron: “Las gracias hay que darlas, pero a todos por SER y ESTAR”. Qué gran sabiduría, agradecer la existencia de los demás, más aún ahora que nos estamos sumergiendo en una sociedad en la que el otro parece más un estorbo o un rival.

Y, finalmente, me contestaron. “Gracias a ti, en cualquier caso, por ser tú el regalo de Dios”.

Vivir sintiendo al otro como un regalo de Dios es todo un don para nosotros mismos y para los demás. Es dar al otro el lugar y el valor justo que le corresponde como ser amado por Dios desde antes de su nacimiento, desde antes de su creación.

Si viéramos y sintiéramos a los demás como un regalo que Señor pone en cada una de nuestras vidas, acabaríamos transformando las estructuras de una sociedad cada día más individualista cuyo principal objetivo es conseguir beneficios para uno mismo olvidándose, cuando no abusando o pisoteando a los demás.

Decía Violeta Parra en su canción: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto”. Vivamos agradecidos, sintámonos agradecidos, nuestras quejas y lamentos se disiparán y viviremos más plenos, más felices.

Ser agradecidos es una muestra de amor y reconocimiento. Estuve con mis hijos en el estreno de la película Los Pitufos 2 y su moraleja final es un mensaje muy cristiano: “Crecemos según la cantidad de amor que recibimos y sólo nos morimos cuando ese amor se acaba”.

¡GRACIAS a quienes nos escuchan cada lunes, gracias por su presencia, gracias por sus existencias que hacen del mundo, día a día, un lugar más humano, más habitable, un lugar un poquito mejor!


Read more...

  ©Template by Dicas Blogger.