Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 3  UNA CLASE DIFERENTE 1 (temp 3) Viajamos a Santo Toribio de Liébana con alumnos de 1º ESO, acaban de aterrizar en el I...

Vídeo Resumen QMEV

Read more...

20 QMEV - ANSIA DE INFINITO

 
En la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (La Alegría del Evangelio), el Papa Francisco te hace una preciosa invitación:

“Hay que vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana.
No te prives de pasar un buen día”.

Has nacido con una inmensa apetencia de felicidad que no se sacia con ninguna de las cosas creadas de este mundo.
¿Por qué existe en ti ese hambre de felicidad que no se acaba? ¿Por qué ese ansia de infinito?

Ese deseo inagotable es la semilla que Dios ha puesto en lo más profundo de tu ser para intuyas su existencia y no te canses de buscarle a Él, porque “Quien busca, encuentra”.

Como esta vida es finita y todo lo que hay en ella tiene caducidad, no hay absolutamente nada que logre saciar tu ansia de infinito, nada. ¿Nada? ¡No! Hay algo, hay Alguien, sólo Él, “Sólo Dios”, como decía Santa Teresa.

Sin embargo será fundamental que cada día de tu vida dediques un tiempo a practicar el ejercicio de disfrutar con la felicidad relativa que el propio Dios ha derramado sobre las cosas que Él mismo ha creado.
O lo que es lo mismo, vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana.

Se te pasan de largo tantos días en tu vida mientras esperabas a que llegara la “gran alegría” que dejaste escapar millones de pequeños regalos que cada día se te ofrecen para vivir con plenitud y con sentido. Te estás privando de pasar un buen día por no hacer el esfuerzo de observar con mayor detenimiento a tu alrededor para encontrar y disfrutar de las pequeñas cosas.

Cada día se te ofrece la oportunidad de aprender a vivir, de aprender a recrearte con esas pequeñas cosas, de aprender a amar, de aprender a ser feliz en medio de todo y a pesar de las insignificantes o enormes dificultades.

Está dentro de ti la capacidad de elegir renegar de las circunstancias, retorcerte ante ellas, amargarte y contagiar a la realidad con tu amargura viendo sólo lo que consideras negativo.
O de elegir sobrevolar por encima de todo lo que quiere anclarte en la desesperanza y el miedo, confiando en que hay un sentido superior para todo lo que sucede aunque aún lo desconoces. Abandonándote y sintiendo cómo la Gracia de la Fuerza de Dios se va realizando a través de tu debilidad de la que brotarán unos frutos inimaginables para ti en este mismo instante.

Dios no se cansa nunca de Amarte así que acude a Él cuando estés cansado y agobiado para que alivie tu peso. 

Después de cada proceso de duelo que hayas superado, habrás adquirido nuevos recursos para afrontar lo que está por venir y también se habrá quedado grabado en ti el impulso hacia la superación de los nuevos retos por muy terribles que éstos parezcan.

No te canses nunca de ambicionar los carismas mejores.
La santidad es alcanzar la mejor versión de tu ser. No se trata de dar la gran campanada un día concreto sino de estar tintineando suave pero constantemente día a día. Y que tu delicado pero incesante sonido vaya impregnando a quienes tengan el privilegio de ser tus compañeros en el camino de la vida. Y que, a su vez,  su propio sonido aliente cada nuevo paso que vayas dando.

Concluyo con un “Pensamiento para el camino” del P. Francisco Castro Miramontes:

“La vida es un continuo aprendizaje, una universidad de la experiencia en la que siempre se aprende algo nuevo.  
El examen de doctorado consiste en amar, con todo y pese a todo.”

El amor es tu legado. El amor transformará cada circunstancia y logrará que el terreno que parece estéril se vuelva fecundo.
El amor es lo único de ti que permanecerá para siempre.

Porque al final del camino, lo único que se te preguntará será:
¿Has amado?




Read more...

19 QMEV - ¿QUÉ SABEMOS?

Y al fin de cuentas, ¿Qué sabemos?

¿Qué sabemos si los imprevistos, dificultades, problemas que sobrevienen en tu vida, traerán consigo consecuencias negativas o un saco de buenos frutos?
¿Qué sabemos acerca de los resultados y las consecuencias que se derivarán de lo que ahora te parece terrible?

Tienes la vida proyectada, los planes cuadrados, tus previsiones hechas al milímetro y de pronto, surge algo que lo pone todo patas arriba, que transforma tu existencia y te entra un vértigo tremendo pero… ¿Qué sabemos acerca de lo que todo eso traerá en su conjunto al final?

No te desgarres antes de tiempo. Sosiega tu alma, ruega fortaleza y sabiduría para afrontar lo que está por llegar y mira de frente a la vida.
Prácticamente, cualquier cosa que te pueda pasar, tiene un valor relativo y lo que ahora te preocupa hasta dejarte sin aliento, al lado de otra situación, podría quedarse en un simple juego de niños.

En cualquier caso, insisto, ¿qué sabemos?

Voy a leerte varias frases del libro del P. Francisco Castro Miramontes titulado “Pensamientos para el Camino”

“El sufrimiento se inscribe dentro de lo que damos en llamar el misterio de la vida, pero el ser humano tiene capacidad para transformar el mal en bien, lo negativo en posibilidad de crecimiento espiritual y maduración humana”.

Por eso mismo, ¿qué sabemos? Lo que ahora mismo puedes sentir como funesto, quizá tenga la cualidad de transformarse en una riqueza inmensa para tu vida si pones en funcionamiento tu capacidad para transformar el mal por bien. Que lo que parece inicialmente como negativo, se convierta en una maravillosa oportunidad para crecer espiritual y humanamente.

Todos esos recursos que has ido adquiriendo y ejercitando cada vez que no dabas la espalda a la realidad y afrontabas tu proceso de duelo, son las herramientas perfectas para saber que, a partir de ahora, podrás salir adelante ante cualquier circunstancia.

Otra frase de “Pensamientos para el Camino”:
“La vida es paradójica, pero de la síntesis de opuestos surge el equilibrio. Sabemos que existe la luz porque tenemos experiencia de la oscuridad y ésta nos hace desear la luz. Hasta la negatividad es capaz de engendrar cosas buenas”.

Y es que Dios hace nuevas todas las cosas (Ap. 21). La humillación, la tragedia, la muerte en la cruz, escándalo y aparente punto y final, se convirtió en el triunfo de la vida con la victoria de la resurrección. Lo que supuestamente estaba perdido el viernes santo, se transformó en vida que vence a la muerte. En luz que penetra en la oscuridad más densa que pueda existir y la deshace.

Sólo es necesaria una cosa: saber esperar. Con paciencia y con confianza. Abandonado en manos del Señor que es quien hace nuevas todas las cosas.
No es tarea sencilla, pero deja a Dios ejercer como tal y no trates de hacerlo tú por él. Eres limitado y reconocerlo humildemente te va a dejar liberado de una carga que ni te corresponde ni necesitas llevar.

Por último:
“El dolor te hace más fuerte y solidario. Si sufres, aprendes a comprender al que sufre, y brota así una especie de compromiso solidario a favor de quien está en esa misma situación. El dolor nos hermana”.

No se trata de ningún consuelo, es una realidad. El dolor te forja y te humaniza. Te hace más sensible al dolor del otro, empatizas con él te sientes identificado. Ese sentimiento te lleva a acompañar y a hacerte solidario con el otro que también sufre. Acompañar en el dolor une tanto que te identifica, que te hermana.

Ése es uno de sus grandes frutos del dolor porque en él está presente el amor. Y el amor vence al miedo y supera el dolor.
El amor es esa capa invisible que te envuelve y te protege cuando todo se pone del revés, cuando la noche es más oscura y fría, cuando parece que no cabe consuelo, cuando la desolación anida en tu interior.

El amor vence, poco a poco, pausadamente, sin estridencias. Llega silenciosamente y comienza a empapar las situaciones más difíciles y de pronto las puedes analizar desde una perspectiva diferente. Dejas de sentirte ahogado por las circunstancias y logras empezar a ver en ellas oportunidades para expandirte y crecer.


El amor vence, el amor salva, el amor descongela.

Read more...

  ©Template by Dicas Blogger.