Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 2 UNA CLASE DIFERENTE 21(temp 2) Nos acompaña Rebeca Díez Gutiérrez, compañera, profesora de religión de Educación Infanti...

Conexión espiritual

Es bastante evidente que, hoy, los cristianos estamos en el punto de mira, que no se habla bien de nosotros, que se busca la menor oportunidad para sacar de contexto determinadas situaciones y aprovecharlas para echarnos por tierra, llegando, incluso, al insulto y a la burla.


Está claro que los cristianos, ahora, debemos afrontar una etapa dura, pero no por eso podemos desfallecer ni rendirnos sino que debemos plantearnos que es también un momento propicio para purificar y fortalecer nuestra vida de fe.


También debemos ser conscientes de que en este momento tendríamos que vivir más unidos que nunca entre nosotros.


Uno de los legados que Jesucristo nos dio en la Última Cena fue su Nuevo Mandamiento: “Amaos los unos a los otros. Como yo os he amado, así también amaos los unos a los otros. Por el amor que os tengáis los unos a los otros reconocerán todos que sois discípulos míos”.


¡Ésa es la clave! Amarnos los unos a los otros. Sólo amándonos podrán reconocer a Cristo presente en nuestras vidas. Pero, ¿cómo podemos llegar a hacerlo?


Hace años, una amiga que vivía en otra ciudad, solía despedirse de mí en sus cartas con un: “Nos vemos en la Eucaristía”.


La primera vez me sorprendió mucho aquella despedida, poco a poco fui descubriendo y saboreando la trascendencia de sus palabras.


Todos los que participamos en la Eucaristía estamos compartiendo la celebración de un mismo sacrificio en un mismo altar y comulgamos un mismo pan. Pero me doy cuenta de que casi siempre llegamos a la Iglesia y nos sentamos en medio de una multitud de gente desconocida a la que sentimos ajena a nosotros, y no nos pararnos a reflexionar en que esa multitud está compuesta por personas que comparten con nosotros algo tan profundo que debiera hacernos vivir conectados unos a otros, con una conexión espiritual más fuerte que cualquier limitación o barrera humana, y eso es el Amor de Dios.


¿Por qué no nos sentimos identificados unos con otros si en realidad estamos enamorados del mismo Amor? ¿Por qué nos sentimos extraños y nos tratamos como ajenos a nuestras vidas?


Si tan solo por un instante mirásemos a quienes están a nuestro lado y cayéramos en la cuenta de que existe un vértice superior por el que todos estamos unidos… sería imposible no cambiar nuestra vida de comunidad. Sería imposible no empatizar unos con otros, ponernos en el lugar de los demás.


Si personas muy dispares pero aficionados a un mismo equipo de fútbol, o afines a un mismo partido político son capaces de identificarse… ¿Cuánto más no tendríamos que hacerlo aquellos que amamos al mismo Amor?


Si dejamos a un lado las rencillas personales, fruto de la vanidad en la mayor parte de las ocasiones, las diferencias que carecen de verdadera importancia, las críticas que destruyen, y a cambio ponemos en el centro al verdadero Amor que plenifica nuestras vidas, la unión que Cristo nos pidió se hará realidad entre nosotros de manera natural.


Deseo que hagamos un pequeño esfuerzo para conseguir conectar entre nosotros desde el mismo Amor de Dios, para que al vernos la gente pueda exclamar ahora… como al principio: “¡Mirad cómo se aman!”


Ir a descargar

Read more...

De la cruz, a la luz


Pasada ya la Semana Santa uno no puede por menos que recordar la Cruz, la cruz de Cristo. Él asumió con asombrosa fortaleza y serenidad el sufrimiento al que fue sometido y abrazó su cruz. La abrazó por amor. Sólo la persona que ama puede entender cómo Él fue capaz de actuar de un modo que, para muchos, a lo largo de la historia les ha parecido necio o insensato.

Llegado este momento del año, al contemplar la cruz de Cristo, debemos también trasladar nuestra mirada hacia nuestra propia cruz. Cada día tenemos que llevar pequeñas cruces y durante algunas etapas de nuestra vida, incluso grandes cruces.
Día a día nos toca afrontar muchas situaciones que podemos considerarlas como una cruz de menor o mayor tamaño, pero, al fin y al cabo, una cruz. Esas pequeñas o grandes cruces son las obligaciones y responsabilidades, las preocupaciones, los contratiempos, las enfermedades sobrevenidas, los problemas familiares, las dificultades económicas… y, es que, ¡las cruces pueden ser de naturaleza tan diversa!
Es urgente que asumamos no existe una sola vida que sea completamente apacible, que carezca de problemas o dificultades, que se libre de las tensiones o de las angustias.

Nuestra sociedad se afana cada vez más en alejarse de todo aquello que implique un sacrificio, una dedicación o un esfuerzo. Por eso no debe sorprendernos que estemos cada vez más debilitados ni que cuando nos sobreviene un problema nos dejemos caer sin combatir. Tampoco debe sorprendernos que lleguemos a sentir que nos ha tocado la peor cruz de todas, que somos las personas más desafortunadas de la tierra, incluso que lleguemos a regodearnos tanto en esa actitud “victimista” que nos sienta fatal que alguien venga a “aguarnos la fiesta” si intenta convencernos de lo contrario.
Jesucristo nos dijo: "El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga”. (Lc. 9, 23)

Entiendo que Él, con estas palabras, nos está pidiendo que no reneguemos de nuestra cruz ni que huyamos de nuestros padecimientos cotidianos. Si no que los abrazáramos con el mismo amor con el que Él acogió su Cruz.

¿Quién mejor que Él, que es el Camino, para mostrarnos que para sentirnos llenos en nuestra vida debemos aprender a no escabullirnos de los esfuerzos y de las fatigas de cada día. Que debemos asumirlas y afrontarlas con amor?

Resulta tremendamente doloroso abrazar la cruz, pero Jesucristo nos pidió que fuéramos luz para el mundo. Y creo que sólo podremos iluminar a los demás si aprendemos a cargar con nuestra propia cruz con esperanza, con valentía, con fortaleza. Si conseguimos eso, también podremos ayudar a los demás con su cruz para que sea menos pesada, podremos ser pequeños “Cirineos”.

Es necesario que lo hagamos. S. Pablo en su carta a los Colosenses decía:
“Ahora me alegro de poder sufrir por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo, para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia”. (Col. 1, 24)

Si cargamos con nuestra cruz y seguimos a Cristo, estaremos completando su pasión.
Pero no perdamos de vista que su pasión no concluye con la muerte, porque el domingo, la roca está corrida y la tumba vacía. ¡Cristo ha resucitado!

A pesar de su pasión el final no es el dolor, ni el sufrimiento, ni la agonía, el final no es la Cruz. Si no la victoria de la Resurrección.

Carguemos con nuestras cruces cada día, seamos luz para el mundo y tengamos siempre presentes sus palabras:

“Yo he vencido al mundo”

Ir a descargar

Read more...

De la cruz, a la luz

Read more...

  ©Template by Dicas Blogger.