Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 2 UNA CLASE DIFERENTE 21(temp 2) Nos acompaña Rebeca Díez Gutiérrez, compañera, profesora de religión de Educación Infanti...

Por la vida (Artículo de prensa)

Miércoles 24 de febrero, el Senado aprueba sin enmiendas la Ley de salud sexual y reproductiva y de Interrupción voluntaria del embarazo, es decir, la nueva ley del Aborto que entrará en vigor a principios del próximo mes de julio. Las personas que han dirigido todo este proyecto estaban orgullosas ante lo que, dicen, es un gran avance para nuestra sociedad y servirá para salvaguardar la dignidad de la mujer.Debo de ser muy rara pero, a mí no me parece un avance convertir un delito en un derecho. Tampoco me parece un avance abocar a la mujer a la falta de información, a la soledad y al abandono ante un embarazo imprevisto. A mí no me parece un avance una ley en la que salimos perdiendo las mujeres se mire por donde se mire.Esas mismas personas han dicho que la maternidad no es un hecho natural sino cultural.¿Cómo es posible que no nos escandalicen ya este tipo de afirmaciones? ¿Cómo no alzamos la voz todas las mujeres ante tan bárbara aseveración?Cuando la verdadera realidad es que la mujer, por naturaleza, ha sido dotada (y cuando digo dotada lo hago con el convencimiento de que se nos ha dado un regalo) para albergar en su interior una nueva vida, ha sido dotada para acoger y cuidar de esa nueva vida justo desde su comienzo. Todo un privilegio para nosotras. A quienes no estamos a favor de esta ley, también se nos acusa de retrógrados por no aceptar una ley elegida en democracia. Ante esta argumentación habría que señalar que la mayoría también puede equivocarse, de hecho deberíamos recordar que Hitler, con todas las barbaridades que hizo con su proyecto de eutanasia y con su holocausto, no cometió ni un solo acto ilegal. Todos sus actos estaban amparados por leyes democráticas, ya que él llegó al poder tras unas elecciones dentro del marco democrático.El hecho de que algo sea legal no significa que sea justo, y nunca deberíamos aceptar una ley injusta, por muy democrática que sea.La primera víctima de un aborto es el bebé, pero la siguiente es su madre. Si en vez de facilitar a las mujeres su maternidad, les facilitamos romper con una parte tan íntima de su ser, estaremos creando el caldo de cultivo de una sociedad angustiada, frustrada y dolorida, que no encontrará el sentido de su existencia.Y eso, sin lugar a dudas, nos perjudica gravemente a todos y cada uno de nosotros.(*) RedMadre Palencia Diario Palentino.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.