Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 3  UNA CLASE DIFERENTE 1 (temp 3) Viajamos a Santo Toribio de Liébana con alumnos de 1º ESO, acaban de aterrizar en el I...

17 QMEV – TOMAR DECISIONES

¡Libertad! 
Es el grito victorioso de William Wallace justo antes de morir torturado en la película “Brave Heart”

Libertad es el valor que ha escalado por encima de cualquier otro encumbrándose en nuestra en la escala de valores, incluso por delante y muchas veces en menoscabo de la verdad.

La bandera de la libertad es la que se enarbola constantemente para justificar y defender toda proclama de derechos, jamás de obligaciones.
Pero la libertad no nos viene dada sin más por mucho que aparezca así regulado por nuestros ordenamientos jurídicos.
La libertad tiene que ser conquistada día a día, no sólo en el ejercicio de nuestros derechos sino también, y sobre todo, en el cumplimiento de nuestras responsabilidades y obligaciones.

Se dice que Jesucristo tenía SEÑORÍO de sí mismo, o lo que es igual, tenía posesión de sí mismo.
De hecho, cuando llega la hora, anuncia que nadie le quita la vida sino que es Él quien la entrega, desde su absoluta libertad. Tiene posesión de sí mismo y por eso ELIGE.

Elegir, tomar decisiones.
Cada día tomas miles de decisiones, desde levantarte o no la primera vez que suena el despertador, qué desayunar, cuándo, dónde, qué ropa ponerte y un sinfín más, constante, sin pausa.
Absolutamente todas las decisiones que tomas tienen consecuencias. Serán más o menos trascendentes, pero todas son el eslabón que une la cadena de los acontecimientos en tu día.
La mayoría de las decisiones las has aprendido a tomar de manera mecánica e inconsciente. Son hábitos adquiridos a lo largo de los años y suele tratarse de decisiones con consecuencias aparentemente intrascendentes.

Pero existen decisiones mucho más difíciles de tomar. ¿Y por qué cuesta tanto?
Primero porque renunciar no gusta. Lo quieres todo. Lo quieres todo porque en tu naturaleza humana está impresa la sed de infinito y además, esa sed de infinito te la está alimentando a cada paso eso que llamamos “sociedad de consumo” que, por otra parte, te lleva a la insatisfacción constante para seguir consumiendo sin freno y sin fin en una búsqueda desesperada por cubrir vacíos y poner parches a heridas que quedan taponadas pero no sanadas con tal de lograr inmediatez. De no tener que esperar.

Segundo, porque a la hora de elegir, deseas tener la absoluta certeza de que no tomarás decisiones equivocadas que traigan consigo algún tipo de contratiempo o dificultad.

Tercero, porque si te equivocas los demás verán tu debilidad. Se te exige desde pequeño una perfección inalcanzable, digna sólo del mismo Dios. Despréndete de esa carga. Dios sólo hay uno y nadie más es perfecto.
Quisieras no fallar a nadie, que todos estuvieran contentos con tu decisión. Que a nadie le molestara tu elección.

La inseguridad que sientes te convierte en el perfecto coleccionista de opiniones para poder ir elaborando tu estadística personal en función de los criterios ajenos que chocan, en muchas de las ocasiones con lo que tu mente y tu corazón te indican.

Te sientes atrapado entre los criterios propios y los criterios ajenos, intereses que se contraponen, ventajas, desventajas, pros y contras, tu cabecita mareada y tu corazoncito inquieto.

“¡Dame el don de la sabiduría!” Clamas a Dios o a quien sea si en estos momentos dudas hasta de su presencia.

Este trajín interior puede llevarte la próxima vez a tomar la primera decisión que marque tus impulsos sin más y así evitar desazonarte durante la elección.
Entonces echarás la responsabilidad de las consecuencias de tu decisión a la buena o mala suerte, cuando no a cualquier otro, el primero que pasaba por tu lado en el momento.

Eso te trae nuevos desgastes porque te afanas en buscar excusas y justificaciones de manera desaforada, disfrazando de tal manera la verdad que ni hasta tú mismo creerás tu propia invención, lo cual no va a ayudarte nada de nada a tomar posesión de ti mismo.

Nadie conocemos ni conoceremos las consecuencias exactas de cada cosa que elegimos. No somos adivinos ni futuristas. Ni tampoco infalibles. Ni existen fórmulas perfectas para tomar la decisión más adecuada.

Pero sí puedes hacer un ejercicio de discernimiento sosegado y realista a la hora de elegir. Encajando las piezas y viendo si tu elección está condicionada por los demás, por tu afán de perfección, por tus intereses particulares, por tus afectos, por tus impulsos, por el qué dirán y por tantas circunstancias que pueden condicionar pero no ayudar a elegir de forma sólida y responsable.

Sólo puedo darte una clave a la hora de elegir y ésa es una vez más, el amor. Ama a Dios sobre todas las cosas y ama a los demás como a ti mismo.
Cómo aplicarlo a cada momento es un arte, ¡practícalo con ilusión!

Acoge tu realidad y una vez que elijas, sé audaz y consecuente. Y si hay que pedir disculpas, no tengas miedo.

Cuando te equivoques no te fustigues, sólo asume la responsabilidad de tu elección y piensa en lo que Jesucristo dijo de la mujer pecadora que cayó llorando a sus pies:

Sus muchos pecados han quedado perdonados, porque ha amado mucho. Lc. 7, 47

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.